Conectarse

Recuperar mi contraseña

Afiliados
Photobucket
Últimos temas
» Countdown~
Mar Nov 13, 2012 10:21 pm por HYDE

» Bienvenido a casa [Ju-Ken]
Dom Sep 16, 2012 2:08 am por HYDE

» Visita inesperada(?) -GACKT-
Dom Sep 16, 2012 1:41 am por HYDE

» Ya me voy a poner condón -HYDE-
Sáb Ago 18, 2012 9:37 pm por HYDE

» Ouji?... Ouji? [kamijo & Lim]
Sáb Ago 11, 2012 4:50 am por Lim Hai Ea

» Kamijo: Light of the darkness
Vie Ago 10, 2012 9:20 pm por HYDE

» Registro de habitación
Vie Ago 10, 2012 9:40 am por Kamijo

» Registro de personajes [avatar]
Vie Ago 10, 2012 9:37 am por Kamijo

» Feliz día del padre <3 -GACKT-
Jue Ago 09, 2012 3:02 pm por HYDE

Mayo 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario


Awakening~ -Privado-

Ir abajo

Awakening~ -Privado-

Mensaje por HYDE el Dom Abr 29, 2012 3:01 am

Habían pasado años desde la última vez que puso un pie en ese lugar. Ese no tan lejano tiempo en el que todavía era un vampiro y como acostumbraba, usaba aquel pueblo para alimentarse. Sabía que la población había disminuido notablemente dado que no era el único que lo hacía. En pocos años se había vuelto como un pueblo fantasma, sin embargo, todavía habitaba gente en él. Muy escasa y cabía mencionar, no de mucha confianza. Pero eso a él nunca le había importado.
Esa noche había hecho un pequeño coraje, por lo que decidió salirse de la casa e ir a pasear por ahí para evitar confrontaciones mayores, recordando en todo momento lo que KAZ le había dicho sobre la activación de su demonio interior. Caminó sin rumbo fijo por algunos minutos y cuando menos se dio cuenta, estaba cruzando la salida de Metropolis para encaminarse a este pueblo agonizante.

Cerca de la entrada contigua a la de su ciudad, se percató del lugar al que se dirigía. Se detuvo con calma, mirando el letrero desgastado de bienvenida, demasiado amigable para el verdadero "contenido". Le dio un par de vueltas en la cabeza al tema, entrar o no entrar. El peligro que corría ahora que no tenía la fuerza suficiente para defenderse era inminente. Pero vaya, era hombre, podría sobrellevarlo si algo sucedía. Metió las manos en sus bolsillos, siendo lo único que cargaría con él hoy. Sin celular y un único billete, por lo demás, los bolsillos vacíos.
Se adentró a paso calmo hasta la primera calle, viejos recuerdos acudían a su mente como flechas disparadas en direcciones sin sentido. Sonreía aunque con cierta nostalgia, en efecto, alguna vez había hecho cosas muy malas ahí.
Como había imaginado, el pueblo estaba desolado casi en su totalidad. La luz que refulgía debilmente por las ventanas de las pocas viviendas que aún albergaban gente despierta se iban consumiendo a cada paso que daba. Casi como si sintieran su presencia y decidieran que no era buena idea emitir signos de estar activos. Caminó por las largas y oscuras calles realmente sin esperar ver algo en especial. Además de que no había nada. Absolutamente nada, llegaba a ser tétrico. Antes le habría fascinado, ahora comenzaba a experimentar algo parecido al miedo. Pero, ¿miedo de qué?

Giró en una esquina de donde había visto provenir una luz, algún lugar en donde pudiera beber algo, quizás. Para su fortuna, así era. Un sucio y solitario pub en una callejuela sin salida, la única luz y la única vida que había visto hasta ahora. Sin entretenerse más a inspeccionar los alrededores, abrió la puerta y entró en el local.
Dentro habían al menos seis hombres, además del encargado, todos ellos de gran porte y altura. Representaciones fieles de hombres dedicados a oficios pesados, musculosos y bronceados por las largas jornadas trabajando al sol. En el momento en que la puerta se le cerró sola detrás, el silencio fue general. Siete pares de ojos se dirigieron hacia él. La música continuaba de fondo pero se sintió tan repentinamente intimidado que quiso volver sobre sus pasos de inmediato.

Sin embargo, y sin mostrar debilidad, tomó aire y caminó hasta la barra sentándose frente al hombre que al parecer era dueño del lugar y que para su fortuna, el que se veía menos "rudo". -Un whisky doble, por favor- Ordenó casi en un susurro, notando con agrado que el hombre recibía su petición con una sonrisa y le atendía con amabilidad. De pronto las voces del grupo de hombres se volvía a escuchar desordenada como al entrar. Soltó un aire que no había notado haber contenido en sus pulmones y tomó el vaso que ya estaba frente a él.
Pero no pasaron ni cinco minutos cuando una de las seis voces se hizo escuchar más que las demás, claramente con la intención de que él la escuchara.
-¡Yo sabía que lo había visto en algún lugar! ¡Ja!- Hyde casi se ahoga, ahora las miradas le atravesaban como dagas pero evitó moverse y dio otro sorbo a su bebida. La voz volvió a escucharse alta pero esta vez con otro tono, uno más sereno.-Mi hija era una gran admiradora.- Aquello lo petrificó aún más. Los demás murmuraron cosas. "¿Era?" Su mente comenzó a elevarse alto alto cuando una segunda voz le hizo aterrizar. -Ahh! Ya sé quién dices que es... he escuchado algunas canciones. ¿Deberíamos pedirle un autógrafo?- Una risa general explotó detrás. "¡Malditos, malditos!" No había sido lo que habían dicho, sino el tono. Apretujó el vaso en una de sus manos y se bebió rápidamente el resto del whisky. Levantó la mirada para pagarle al encargado y la mueca en su cara le dijo de inmediato que algo no andaría bien. Decidió no prestarle atención, entre menos lo hiciera mejor. Sacó el billete de su bolsillo y se lo tendió sobre la mesa. -Gracias- Reverenció educadamente y luego de notar que la mirada tan extraña de aquel hombre persistía se dio la vuelta y caminó, casi corrió, a la salida.

Alcanzó a escuchar todavía una de las voces gritar. -¡Demasiado tarde chicos, se nos escapó!- Y nuevamente la explosión de risas. Aceleró el paso hacia la salida del callejón, pero ese instinto de supervivencia lo había abandonado un par de años atrás. En su ansiedad de darse a la fuga no se había percatado de que al salir eran menos hombres que al entrar. Apenas estaba por llegar al umbral que daba a la calle principal, dos pares de brazos tomaron los suyos, uno de cada lado, y con gran facilidad lo levantaron del suelo llevándolo de vuelta al fondo de la negrura del callejón del que había esperado salir con bien...
avatar
HYDE
Admin

Mensajes : 1053
Fecha de inscripción : 02/07/2011
Edad : 152

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Awakening~ -Privado-

Mensaje por HYDE el Lun Abr 30, 2012 12:48 am

Sus forcejeos estaban siendo totalmente en vano, trataba de zafarse con todas sus fuerzas, y por lo visto ahora todas no eran suficientes. En pocos segundos habían llegado al fondo del callejón, una zona en donde no podía ver nada más que oscuridad a su alrededor. Poco a poco sus ojos se fueron acostumbrando y empezó a distinguir siluetas en todos los puntos hacia los que dirigía la mirada, cuatro en total. Forcejeó una vez más, sin éxito. -¿Qué quieren?- Alzó la voz hacia el silencio, sentía su cuerpo temblar con solo sentir sus miradas encima. Había estado claro desde el principio que sus intenciones no eran buenas. Finalmente uno de ellos, el que había hablado dentro del pub, volvió a hacerlo. -No te asustes, muñequita, no queremos hacerte daño- No pudo ver, pero sintió una mano rozarle la mejilla. Corrió rápidamente la cara a un lado y una vez más, se retorció en busca de libertad pero solo consiguió que los dos que lo sostenían apretaran el agarre en sus brazos, haciéndole daño. Jadeó. -No cabe duda de que en persona está más bonito- Se atrevió a soltar uno, al que no había escuchado antes y posteriormente se repitió el estruendo de las risas.

Su corazón estaba latiendo demasiado rápido ahora, de un momento a otro perdió todo ápice de autocontrol y sintió mucho terror. -No, no me hagan nada, por favor. Les puedo dar lo que quieran... dinero, si, mucho dinero...- Su respiración también estaba perdiendo ritmo. Jamás se había encontrado en una situación así, no sabía qué hacer. Las horribles risas le volvieron a repicar en los oídos, ahora le parecía como la melodía más grotesca que jamás hubiera escuchado. No contestaron a su "propuesta" y todo tomó otro rumbo cuando de pronto y sin esperárselo, comenzó a sentir otro par de manos en sus piernas, más específicamente sobre sus muslos. -No queremos dinero pero aún así puedes darnos lo que queremos, ¿o no?- Condenó una voz grave, una voz que acababa de dictar su sentencia.
Dicho aquello, su cuerpo comenzó a experimentar esa sensación de cuando se tiraba al público en un concierto, sin embargo, esta vez su ropa estaba siendo arrancada sin ninguna consideración. En pocos segundos el viento frío bañó su cuerpo desnudo y al mismo tiempo un montón de manos lo comenzaron a tocar de manera descarada. Sus brazos estaban cansándose rápidamente de tanto luchar por escapar. Minuto a minuto era como si su cuerpo ya no tuviera la energía para defenderse, además de que ya estaba siendo movido al antojo de sus atacantes. Se quejaba en voz baja, gritar no serviría de nada y solo les daría gusto. Era demasiado para su "nuevo" estado humano.

Permaneció inmóvil y sin atreverse a abrir los ojos, aunque no fuera de utilidad tenerlos abiertos o cerrados, si no podía ver nada y lo que sentía no podía evitarlo. Todo estaba pasando muy rápido, pero demasiado lento para él. Dos pares de manos le sostenían los brazos, otros dos pares le sostuvieron las piernas en alto y separadas a todo lo que les fue posible. Y pronto, aquella característica presión en esa parte entre sus piernas, lloró de frustración, eso era lo que buscaban.
No tuvo tiempo de anticipar el dolor, la acción fue veloz y sin piedad. Aún así, en ningún momento emitió sonido alguno y lágrimas amargas se deslizaban por sus sienes.
Luego de unos minutos de tortura se encontró en un estado en el que pareciera que su cerebro se había dividido. Una parte hacía todo lo posible por ignorar el dolor y la desesperación del momento, lloraba y maldecía a cuanto Dios conocía; la otra, estaba en un estado ausente, como si aquella desesperación de su parte contraria le alimentara de odio y rencor hacia esas seis personas. Un hombre tras otro se tomaron turnos para abusar de su cuerpo cada vez más dolorido. Lloraba en silencio, no podía ver ni hacer nada. No sabría quienes fueron sus agresores, nunca lo sabría, aunque pronto se enteraría de que no iba a ser necesario conocerlos...

avatar
HYDE
Admin

Mensajes : 1053
Fecha de inscripción : 02/07/2011
Edad : 152

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Awakening~ -Privado-

Mensaje por HYDE el Lun Abr 30, 2012 7:54 pm

Los minutos pasaban con una lentitud ridícula y las acciones de aquellos hombres se hacían cada vez más violentas. Tenía el abdomen rasguñado y numerosos manotazos le estaban siendo impactados con fiereza contra los muslos y otros tantos más en la cara. -¡Gime, perra! ¡Sé que te gusta!- En su estado, ya escuchaba aquellas voces como en cámara lenta y muy lejanas. Los músculos de su cadera sufrían una presión potente, por la fuerza con la que cada uno se sostenía de esta para penetrarlo. No se dio cuenta en qué momento lo habían dejado recostado sobre algo blando, como un colchón viejo, pues sentía los resortes causándole más rasguños en la espalda.

Con la nueva posición comenzaron a tomarse turnos para obligarlo a abrir la boca y usarla como una segunda fuente de placer. Sentía que se ahogaba con cada estocada que llegaba hasta lo más profundo de su garganta y le provocaba arcadas. Continuaban gritándole vulgaridades, incrementando así sus ganas de vomitar.
Su cuerpo estaba gravemente maltratado para ese momento, advirtió un sudor frío por toda su piel y cómo la cabeza le daba vueltas, no tardaría mucho en perder la consciencia... Y como si lo hubiera previsto, otro par de minutos después no supo más de nada ni de nadie.

---

No tuvo noción de cuando tiempo pasó, tenía frío. No quería abrir los ojos, le dolía absolutamente todo, mover siquiera un dedo hacía que gimiera de dolor. Pero a su alrededor ya no escuchaba nada. Como pudo se giró un poco y un destello le anunció que había amanecido. Poco a poco abrió los ojos pero volvió a cerrarlos casi de inmediato al sentir una punzada en la cabeza, volvió a jadear. Todo estaba demasiado tranquilo. Lo intentó una segunda vez y al fin pudo abrirlos.

La escena que observó a continuación casi hace que se desmaye otra vez. Lo primero que vio fue un gigantesco charco de sangre alrededor del colchón en el que todavía yacía. Como si este fuera un bote en un escalofriante mar de color rojo. De inmediato alzó la vista para que el resto de la escena entrara en su campo de visión. Pudo haber dicho que eran los seis cuerpos de los hombres de la noche anterior pero le fue imposible afirmarlo.
A su alrededor solo habían restos humanos; brazos, piernas y torsos en todas direcciones y más allá, alineadas en una perfecta línea recta, las seis cabezas de sus agresores. Siendo la única comprobación a su primera teoría.

Las náuseas le ganaron esta vez y rápidamente se giró a un lado para desechar lo que no recordaba haber desechado antes. Tenía la garganta irritada y sintió más asco al ver el color de lo que acababa de arrojar y ese característico sabor del semen se presentó en su boca. No sabía con exactitud lo que había pasado, trató de hacer memoria pero la cabeza le dolió nuevamente. Y en todo caso, fuese lo que fuese, al menos por ahora no quería saberlo.

Con mucho dolor en el cuerpo, se puso de pie. Bajó del colchón, saltando en lo posible el charco de sangre para no mojarse los pies. Tomó su ropa aunque estaba destrozada, inutilizable y teñida de rojo. Inspeccionó cuidadosamente cada trozo de tela pero fue inútil, la única que había sobrevivido intacta había sido la chaqueta de cuero, se la colocó. Para su "fortuna" la ropa de aquellos tipos estaba igualmente regada por el piso. No se preocupó más por sus prendas, no deseaba perder más tiempo ahí. De una de las piernas amputadas tomó un pantalón y aunque la idea no era nada alentadora, se lo puso solo para cubrirse lo necesario. Lentamente se puso las botas que tampoco habían sufrido daños. Se sostuvo el pantalón, que le quedaba enorme, con ambas manos y echó a andar fuera del callejón.

El día estaba en su máximo esplendor, lo último que se le antojaba era que cualquiera, Gackt o, peor aún, sus hijos, lo vieran así. Sin embargo, no iba a poder evitarlo, necesitaba atención antes que todo. Caminó por las desoladas calles de aquel pueblo hasta la salida, pronto estaría en Metropolis...
avatar
HYDE
Admin

Mensajes : 1053
Fecha de inscripción : 02/07/2011
Edad : 152

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Awakening~ -Privado-

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.